hoy

06.11.11. Beatles. Revolver. 1966

You say you’ve seen seven wonders

and your bird is green

but you can’t see me

you can’t see me.

11.09.09 Virgilio. Eneida

Tendido en la ribera yace un enorme tronco,

la cabeza arrancada de los hombres, un cadáver sin nombre.


05.03.08 Raúl González Tuñón

Eche veinte centavos en la ranura

A pesar de la sala sucia y oscura
de gentes, y de lámparas luminosas,
si quiere ver la vida color de rosa
eche veinte centavos en la ranura.
Y no ponga los ojos en esa hermosa
que frunce de promesas la boca impura.
Eche veinte centavos en la ranura
si quiere ver la vida color de rosa.
El dolor mata, amigo, la vida es dura,
y ya que usted no tiene ni hogar ni esposa
eche veinte centavos en la ranura
si quiere ver la vida color de rosa.

Cien lucecitas. Maravilla
de reflejos funambulescos.
¡Aquí hay mujer y manzanilla!
Aquí hay olvido, aquí hay refresco.
Pero sobre todo mujeres
para los hombres de los puertos
que prenden como alfileres
sus ojos en los ojos muertos.
No debe tener esqueleto
el enano de Sarrasani
que bien parece un amuleto
de la joyería Escasany.
Salta la cuerda, sáltala,
ojos de rata, cara de clown
y el trala-trala-trálala,
rima en tu viejo corazón.

Estampas, luces, musiquillas,
misterios de los reservados
donde entrarán a hurtadillas
los marinos alucinados.

Y fiesta, fiesta casi idiota
y tragicómica y grotesca.
Pero otra esperanza remota
de vida miliunanochesca.
¡Qué lindo es ir a ver
la mujer,
la mujer más gorda del mundo!
Entrar con un miedo profundo
pensando en la giganta de Baudelaire…

Nos engañaremos, no hay duda,
si desnuda nunca muy desnuda,
si barbuda nunca muy barbuda
será la mujer.
Pero ese momento de miedo profundo…
¡Qué lindo es ir a ver
la mujer,
la mujer más gorda del mundo!

Y no se inmute, amigo, la vida es dura,
con la filosofía poco se goza.
Eche veinte centavos en la ranura
si quiere ver la vida color de rosa.

11.10.08 Cormac McCarthy:

– Veo al hijo de puta.

– ¿Lo ves mirando hacia aquí?

– Lo veo.

– ¿Qué crees que pienso hacer?

– No tengo la menor idea.

– Voy a levantarme de aquí, caminar hacia él y darle un puñetazo en la boca.

– No lo harás.

– Obsérvame.

– ¿Por qué?

– Para ahorrarle el camino.

30.09.08 Jorge Luis Borges:

El mundo, según Mallarmé, existe para un libro; según Bloy, somos versículos o palabras o letras de un libro mágico, y ese libro incesante es la única cosa que hay en el mundo: es, mejor dicho, el mundo.

24.09.08 Sun Tzu:

El enemigo es codicioso. Atráelo con señuelos, ofrécele pequeñas victorias, simula desorden para luego atacarlo por sorpresa.

23.06.08 Maurice Blanchot, La literatura y el derecho a la muerte:

Cuando la cuchilla cae sobre Saint-Just y sobre Robespierre, en cierto modo no golpea a nadie. La virtud de Robespierre, el rigor de Saint-Just no son más que existencia ya suprimida, la presencia anticipada de su muerte, la decisión de dejar que la libertad se afirme en ellos y niegue, por su carácter universal, la realidad propia de su vida. Tal vez hagan reinar el Terror. Pero el Terror que encarnan no provienen de la muerte que dan. Llevan consigo sus rasgos, piensan y deciden con la muerte a cuestas, y por eso su pensamiento es frío, implacable, tiene la libertad de una cabeza cortada, Los Terroristas son los que, deseando la libertad absoluta, saben que con ello quieren su propia muerte […] por consiguiente, en vida actúan, no como hombres vivos, sino como seres privados del ser, como pensamientos universales, como abstracciones puras que juzgan y deciden, por encima de la historia, en nombre de la historia entera.

04.04.08 Gilles Deleuze, sobre Spinoza:

Atacando al filósofo, cae uno en la vegüenza de atacar una apariencia modesta, pobre y casta, lo cual centuplica la rabia impotente; y el filósofo no ofrece dónde hacer presa, aunque sea presa de todos los ataques. Ahí recibe todo su sentido la soledad del filósofo. Pues no puede integrarse en medio social alguno, no casa con ninguno. Sin duda es en los círculos democráticos y liberales en los que encuentra la mejores condiciones para vivir, o más bien para sobrevivir. […] El filósofo puede habitar Estados diferentes, frecuentar medios diversos, pero al modo de un eremita, de una sombra, viajero inquilino de pensiones amuebladas.

28.03.08 Dita-F:

Breve: Mi situación laboral parece encaminarse. Llega el fin de semana y seguiré escribiendo. Pero algunas palabras sobre el conflicto entre el campo y el gobierno quería que estuvieran, por lo menos para fijar una posición. No apoyo, o mejor, repudio, la medida del heterogéneo campo. No creo que estén en una situación apremiante como para adoptar posiciones extremas. Sospecho que hay un trasfondo que se me escapa. Al mismo tiempo soy crítica del gobierno. Hay un debate pendiente en torno al destino de la recaudación (incluido lo recaudado por las retenciones) y con respecto a la distribución de la riqueza. Sospecho, porque tampoco tengo la información, del destino de esos fondos, y de las políticas que benefician vaya a saber uno a quién, no a mi clase.
Lamento la ignorancia y la falta de prudencia de la gente que no es del sector, que los llevaron a participar de los cacerolazos. Lamento el artículo de Beatriz Sarlo en La Nación. en fin. Lamentable.

13.08.08 Charles Baudelaire:

Importa muy poco que la razón de esta dedicatoria sea comprendida. ¿Es siquiera necesario, para la satisfacción del autor, que un libro cualquiera sea comprendido por alguien aparte de él o ella para quien fue compuesto? En fin, para decirlo todo de una vez, ¿es indispensable que haya sido escrito para alguien? En cuanto a mí, tengo tan poco gusto por el mundo viviente que, semejante a esas mujeres sensibles y ociosas que envían, digamos, por correo sus confidencias a amigos imaginarios, de buena gana sólo escribiría para los muertos.
Pero no es a una muerta a quien le dedico este pequeño libro; es a una que, aunque enferma, está siempre activa y viva en mí, y que ahora levanta sus ojos al Cielo, ese lugar de todas las transfiguraciones. Porque, tanto como de cualquier otra droga temible, el ser humano goza de ese privilegio de poder obtener goces nuevos y sutiles aun del dolor, de la catástrofe y de la fatalidad.

22.02.08 Jean-Jacques Rousseau:

Aquél que, en el orden civil, quiere conservar la primacía de los sentimientos de la naturaleza no sabe lo que quiere. Siempre en contradicción con sí mismo, siempre flotando entre sus inclinaciones y sus deberes, no será nunca ni hombre ni ciudadano; no será bueno para él ni para los otros. Será uno de esos hombres de nuestros días, un francés, un inglés, un burgués; no será nada.

Para ser algo, para ser sí mismo y siempre uno, es necesario actuar como se habla; es necesario estar siempre decidido acerca del partido que se debe tomar, comprometerse con altura, y mantenerse firme siempre. Espero que me muestren ese prodigio para saber si es hombre o ciudadano, o cómo se dedica a ser a la vez uno y otro.

De estos objetos necesariamente opuestos proviene nos formas de instituciones contrarias: una pública y común, otra particular y doméstica.

11.02.08 Clarice Lispector:

Poco después, mirando, desmayando, pegando, respirando, esperando, ella se iba ligando más profundamente a lo que existía y teniendo placer; poco después sin palabras comprendía las cosas. Sin saber por qué, entendía, y la sensación íntima era la de contacto, de existencia mirando y siendo mirada. De aquel tiempo le quedaría algo de una claridad indescifrable. ¿Y de dónde venía que tal vez todo mereciera una perfección de sí mismo? ¿Y de dónde venía una inclinación casi semejante a unirse al día siguiente por medio de un deseo? ¿De dónde había surgido?, pero casi no tenía deseos, casi no tenía deseos, casí no poseía fuerza, vivía en el fin de sí misma y en el comienzo de lo que ya no era, equilibrándose en lo indistinto.

09.02.08 Michael Cunningham:

Sally sale de la tienda lo más aprisa que puede y se encamina hacia el Metro de la Calle 68. Le gustaría volver a casa con un regalo para Clarissa, pero no se le ocurre ninguno. Le gustaría decirle a Clarissa algo, algo importante, pero no encuentra la frase. “Te quiero” es bastante fácil. “Te quiero” se ha convertido en una fórmula casi corriente, que se dice no sólo en aniversarios o cumpleaños, sino también espontáneamente, en la cama o en la cocina o a bordo de un taxi, donde alcanzan a oírte taxistas extranjeros que creen que las mujeres deberían caminar tres pasos por detrás de sus maridos. Sally y Clarissa no se escatiman cariños, lo cual, por supuesto es bueno, pero ahora Sally descubre que quiere llegar a casa y decir algo más, algo que no sólo trascienda la dulzura y el consuelo, sino que vaya incluso más allá de la pasión. Lo que quiere decir guarda relación con todas las personas que han muerto; tiene que ver con la conciencia de tener una buena suerte inmensa y de una pérdida inminente y devastadora. Si algo le sucede a Clarissa, ella, Sally, seguirá viviendo pero no sobrevivirá exactamente. Lo pasará muy mal. Lo que quiere decir tiene que ver no sólo con la alegría sino con el miedo constante cerval que constituye la otra mitad del júbilo. Soporta el pensamiento de su propia muerte, pero no el de la muerte de Clarissa. Este amor que se tienen, con su domesticidad tranquilizadora y sus silencios fáciles, su permanencia, ha uncido a Sally a la maquinaria de la mortalidad misma. Ahora existe una pérdida que es inconcebible. Ahora hay una cuerda que ella puede seguir a partir de este instante en que camina hacia el Metro de la parte alta este, y a lo largo del día de mañana, y el día siguiente y el siguiente hasta el final de su vida y el fin de la vida de Clarissa.

08.02.08 Mientras nieva sobre los cedros – Dirigida por Scott Hicks:

El azar rige la totalidad del universo, con la posible excepción del corazón humano.

02.02.08 Charles Baudelaire:

Esta vida es un hospital en el que cada enfermo está poseído por el deseo de cambiar de cama. Aquél querría sufrir frente a una cacerola, y aquél otro cree que se curaría al lado de la ventana.

Siempre me parece que yo estaría bien allí donde no estoy, y este asunto de la mudanza es algo que discuto sin cesar con mi alma.

01.02.08 Philip Roth:

Era una suerte que fuera capaz de dormir cuando le asaltaba uno de aquellos dolores, pero cuando recobraba la conciencia allí seguía: el increíble dolor en un lado de la cabeza, la presión en la cara y la mandíbula y, en el fondo de la cuenca del ojo, un pie que le aplastada el globo ocular. Las migrañas comenzaban con espirales de luz, manchas brillantes que giraban ante sus ojos incluso cuando los cerraba, y entonces progresaban y se convertían en desorientación, mareo, dolor, náusea y vómitos.
–Tienes la sensación de que no estás en el mundo–

31.01.08 Marcel Proust:

¿Llegará a la superficie de mi clara consciencia, ese recuerdo, el instante antiguo que la atracción de un instante idéntico ha llegado de tan lejos a solicitar, emocionar, suscitar en lo más profundo de mí? No sé. Ahora ya no sé nada más, se detuvo, volvió a descender tal vez; ¿quién sabe si volverá a ascender alguna vez desde su noche? Diez veces me hace falta recomenzar, inclinarme hacia él. Y cada vez la cobardía que nos aparta de toda tarea difícil, de toda obra importante, me ha aconsejado abandonar todo eso, beber mi té pensando simplemente en mis problemas de hoy, en mis deseos de mañana, que se dejan rumiar sin más.

29.01.08 William Shakespeare:

No es de las estrellas de quien tomo mi modo de ver, y, sin embargo, creo que entiendo de astronomía, aunque no para predecir la buena o mala suerte, las pestes, las hambres o la naturaleza de las estaciones.
Ni puedo anunciar la fortuna en breves minutos, marcando a cada uno su trueno, su lluvia y su viento, o decir a los prícinpes si las cosas irán bien, por la inspección frecuente de los pronósticos que hallo en el cielo.
Sino que es de tus ojos de quien adquiero tu ciencia, y, constantes estrellas, en ellas descifro que: “La fidelidad y la belleza prosperarán juntas si, cambiando de resolución, te decides a ser tronco de linaje”.
O, de lo contrario, te profetizo lo siguiente: “Tu fin será la condena y desaparición de la hermosura y de la fidelidad”.

26.01.08 Don Delillo:

Así y todo, se impone aquí unas breves palabras sobre Jennifer Fine, aunque sólo sea para mostrar qué les ocurre a las personas como yo cuando alguien les entrega algo parecido al amor sin pedir nada a cambio salvo el reconocimiento de la necesidad que el otro tiene de cierta ternura elemental.

24.01.08 Sören Kierkegaard II:

El hombre que desespera tiene un sujeto de desesperación, y es lo que cree en su momento y no más; pues ya surge la verdadera desesperación, la verdadera figura de la desesperación. Desesperando de algo, en el fondo, desesperaba de sí mismo, y ahora, pretende librarse de su yo. Así sucede cuando el ambicioso que dice “Ser César o nada” no llega a ser César y desespera. Pero esto tiene también otro sentido: por no haber llegado a ser César ya no soporta ser él mismo.

23.01.08 Mario Trejo:

Lo confieso/He perdido el convencimiento/Apenas puedo decir/te muero/te nazco/Pero nadie me cree […] No estoy seguro de lo que digo/Sé poco/pero no entiendo nada/No sé bien qué significan estos sonidos/A veces digo café/y alguien me entiende/a veces

21.01.08 Hannah Arendt III:

La presencia de otros viendo lo que nosotros vemos, oyendo lo que nosotros oímos, es lo que nos asegura la realidad del mundo y de nosotros mismos; y si la intimidad de una vida privada plenamente desarrollada, desconocida antes de los tiempos modernos, vale decir, antes de la decadencia de la vida pública, debe siempre intensificar, enriquecer sin cesar, la gama de emociones y de sentimientos privados, esta intensificación se hará siempre en desmedro de la certeza de la realidad del mundo y de los hombres.

19.01.08 Sören Kierkegaard:

Ésta es la desesperación de lo inmediato: no querer ser uno mismo, o más bajo aún: no querer ser un yo, o la forma más ínfima de todas: desear ser otro, desearse un nuevo yo. La espontaneidad, en el fondo, no tiene ningún yo, y no conociéndose, ¿cómo podría reconocerse? De este modo su aventura a menudo toma un giro burlesco. El hombre de lo inmediato, desesperando, incluso no posee suficiente yo para desear o soñar al menos aquel que no ha llegado a ser. Entonces se ayuda de otra manera, deseando ser otro. […] Y ese desesperado, cuyo único deseo es esa metamorfosis, de pronto está enamorado –sí, enamorado– de que el cambio le sería tan fácil como cambiar de traje.

18.01.08 Charles Baudelaire:

L’homme a voulu rêver, le rêve gouvernera l’homme ; mais ce rêve sera bien le fils de son père.
El hombre quiso soñar, el sueño gobernará al hombre; pero ese sueño será el hijo de su padre.

Sur les murs nulle abomination artistique. Relativement au rêve pur, à l’impression non analysée, l’art défini, l’art positif est un blasphème. Ici, tout a la suffisante clarté et la délicieuse obscurité de l’harmonie.
Sobre las paredes ninguna abominación artística. En relación con el sueño puro, con la impresión no analizada, el arte definido, el arte positivo es una blasfemia. Aquí, todo tiene la suficiente claridad y la deliciosa oscuridad de la armonía.

16.01.08 William Shakespeare:

¿Cuál sustancia es la vuestra, de que estáis formado, para que en vos reflejen millares de sombras extrañas? Cada uno, como uno que es, tiene una sombra que le pertence; pero vos, que sois igualmente único, proyectáis toda clase de sombras.

15.01.08 Marcel Proust:

Todos esos recuerdos agregados unos a otros no formaban sino una única masa, pero no sin que se pudiera distinguir entre ellos –entre los más antiguos, y aquellos más recientes, nacidos de un perfume, luego aquellos que no eran más que los recuerdos de otra persona de quien yo los había conocido– si no fisuras, fallas verdaderas, por lo menos esas vetas, ese abigarramiento de coloración que, en algunas rocas, en algunos mármoles, revelan diferencias de origen, de edad, de “formation”.

14.01.08 Carice Lispector:

El ojo con el que ella espiara a las arañas le dolía. Durante días lagrimeó torcido, caído, y por las mañanas no podía abrirlo hasta que el calor del sol y de sus propios movimientos lo despertaba. Después se hinchó, insensible y sin sangre. Cuando todo pasó ya no era el mismo, se había vuelto imperceptiblemente estrábico y menos vivo, más lento y húmedo, más apagado que el otro. Y si se tapaba con una mano el ojo sano, veía las cosas separadas de los lugares donde los posaba, sueltas en el espacio como en una fantasmagoría.

05.01.08. F. Scott Fitzgerald:

… una revisión de mis responsabilidades espirituales indicaba que yo no tenía una cabeza individual que se doblegara o no. Una vez había tenido corazón, pero era casi lo único de lo que podía estar seguro…

04.01.08. José Donoso:

… los dolores, lo tumbaban durante días y días… claro que la estructura de la obra, los personajes, las situaciones, algún detalle de humor, alguna anécdota… todo es mundo bulléndole adentro de la cabeza hasta tal punto que expulsaba todo lo demás: gran parte del tiempo no pudo dejar de admirar al artista, no sabía cuál era la realidad, la de adentro o la de afuera, si había inventado lo que pensaba o lo que pensaba había inventado lo que sus ojos veían. Era un mundo sellado, ahogante, como vivir adentro de un saco, tratando de morder el yute para buscar una salida o darle una entrada al aire y ver si era afuera o adentro o en otra parte donde estaba su destino, beber un poco de aire fresco no confinado por sus obsesiones, dónde empezaba a ser él y dejaba de ser los demás…

02.01.08. Mario Trejo:

Los monjes comenzaron a pasarse melancólicamente una bola de fuego. No había alegría alguna en ese delicado ejercicio, tantas veces repetido. El fuego, cuando no purifica, deviene esclavitud. Pronte llegaría mi turno. ¿Para qué huir? Castigo para los que no practican su pureza con ferocidad.

29.12-07. F. Scott Fitzgerald:

… una sensación de que me encontraba de pie a la hora del crepúsculo en una extensión desierta con un rifle cargado entre las manos y sin donde disparar. No hay problemas, simplemente un silencio sólo con el sonido de mi propia respiración.

28-12-07. Hannah Arendt II:

La acción que no lleva ningún nombre, ningún “quien”, no tiene sentido alguno, mientras que la obra de arte conserva su significación aun si ignoramos el nombre de su autor. Los monumentos al “soldado desconocido” después de la Primera Guerra Mundial testimonian la necesidad de glorificación que existía todavía, la necesidad de hallar un “quien”, alguien identificable que cuatro años de matanzas habrían debido revelar. La frustración de ese deseo, y la negación a resignarse al hecho brutal de que el agente de la guerra en realidad no era nadie, hizo erigir los monumentos a los “desconocidos”, a todos aquellos a quienes la guerra no había sabido hacer conocer y que de esta manera los despojaba no de sus hazañas, sino de su dignidad humana.

27-12-07 Hannah Arendt:

La única actividad que se corresponde estrictamente con la experiencia de ausencia de mundo, o más bien con la pérdida del mundo que provoca el dolor, es la actividad del trabajo, en la que el cuerpo humano, a pesar de su actividad, está igualmente reconcentrado en sí mismo, se concentra en el hecho de su existencia y queda preso de su metabolismo con la naturaleza sin trascenderla jamás, sin librarse nunca de la recurrencia cíclica de su propio funcionamiento.

26-12-07. Cormac McCarthy II:

Salió a la luz gris y se quedó allí de pie y fugazmente vio la verdad absoluta del mundo. El frío y el despiadado girar de la tierra intestada. Oscuridad implacable. Los perros ciegos del sol en su carrera. El aplastante vacío negro del universo. Y en alguna parte dos animales perseguidos temblando como zorros escondidos en su madriguera. Tiempo prestado y mundo prestado y ojos prestados con que llorarlo.

24-12-07. Cormac Mc Carthy I:

¿Eres capaz de hacerlo? ¿Cuando llegue el momento? Cuando llegue el momento no habrá momento que valga. El momento es ahora. Maldice a Dios y muere. ¿Y si la pistola no dispara? Tiene que disparar. ¿Y si no dispara? ¿Podrías aplastar ese cráneo amado con una piedra? ¿Existe dentro de ti un ser semejante del cual tú no sabés nada? ¿Es posible? Estréchalo entre tus brazos. Así. El alma es ágil. Atráelo hacia ti. Dale un beso. Rápido.

Anuncios

1 comentario Add your own

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


A %d blogueros les gusta esto: